Las limpiezas energéticas nos ayudan a liberar las energías negativas instaladas en nuestro cuerpo, en nuestros hogares o diversos ambientes.

¿Cuándo realizar una purificación?
La percepción de cada individuo puede determinar que en algún lugar es necesaria una limpieza energética, incluso si nosotros deberíamos modificar la nuestra.
El aire denso que se mantiene aún cuando los ambientes son ventilados, la humedad en las paredes, las emociones negativas sin razón, entre otros, pueden ser factores de alerta.
Luego de detectarlo deberíamos realizar algunos procedimientos para transmutar la energía negativa en positiva.

Consejos para transmutar la energía

Purificación en ambientes:

  • Usar compuestos alquímicos: pasta y cirio, baño de plantas, armonizador, agua alquímica (ver artículo Alquimia).
  • Colocar en las habitaciones un recipiente con agua y sal gruesa. Si es posible renuévalo una vez al día. Podrás notar la purificación al observar el sobrante blanco que se acumula sobre el agua.
  • Encender inciensos.
  • Utilizar palo santo (dejar encendida la llama por algunos segundos, apaguar y agitar posteriormente).

Purificación personal:

  • Usar productos alquímicos: pasta y cirio, oleos, destilados de alta vibración, baño de plantas, bálsamo protector y armonizador (más información aquí).
  • Baño de canela (agua y canela en rama).
  • Mantener tus chakras equilibrados (ver artículo Chackras).
  • Limpiezas de aura (se pueden efectuar mediante masajes energéticos y aceites naturales).