En varias sesiones de limpiezas energéticas pude visualizar animales. Mi cuerpo estaba en un estado de relajación completo. Mantenía mis ojos cerrados, escuchaba música espiritual y respiraba aromas de fragancias naturales. Con los sentidos potenciados y la razón apagada logré conectar con mis animales totémicos.

¿Qué es un Animal Totémico?

En muchas culturas de nuestro planeta existe el concepto del tótem animal. Forma parte de lo más antiguo de nuestros ancestros, cuando las tribus primitivas convivían en contacto estrecho con la naturaleza y cazaban para alimentarse de esos animales o se defendían de ellos.
Sin duda, existía un respeto por esos animales. Cada animal era diferente no sólo físicamente sino también espiritualmente.

Cada animal representaba una esencia única, un espíritu especial, una personalidad característica, un estilo, una manera de ser que lo diferenciaba del resto de las especies.
Cada animal tenía sus atributos para poder sobrevivir, atributos que había ido perfeccionando durante milenios, a veces para seguir en este planeta. El hombre primitivo, los conocía, y la labor del chamán no era otra que captar esa esencia y adueñarse de ella en su magia, en su transporte a otros mundos, a otras dimensiones, donde los espíritus de todos los seres vivos son más asequibles.
El chamán sabe eso, y sabe también que las personalidades y caracteres son contagiosos o se adquieren por simpatía. Sabe que atraemos lo que nos es afín, y es por eso que sabe que cada ser humano está influido por esos espíritus animales que caza, y de los que se defiende, y que sin duda admira y respeta.

El cazador antiguo respeta su presa, sabe que depende de ella para alimentarse, y sabe que es un digno rival, por eso, cuando caza un león o un oso, le arrebata como trofeo un colmillo, o un trozo de piel, porque sabe que en ese fragmento del animal, aún queda su fuerza, su energía, y esa fuerza le ayudará sin duda, porque le cazó con respeto.

Los primeros amuletos de nuestra historia, que se conocen son bolsitas con fragmentos trofeos de animales cazados: dientes, piel, huesos. También joyas o ropas hechas con huesos, colmillos, etc. Así el hombre captaba la energía del animal. Así el hombre adquiría el poder del animal.

Así pues, el tótem animal no es más que la energía del animal impregnada en el ser humano. Cada ser humano simpatiza con un tipo de energía animal. No se sabe porqué pero atraemos cierto tipo de energías de otros niveles, donde nos imbuimos de ese espíritu. Ese nivel pueden ser sueños, o puede venir de otras vidas.
Otros afirman que tal vez en otras vidas fuimos ese animal, y ahora no somos más que una evolución más avanzada y por eso nacimos humanos. Eso explicaría, tal vez, porqué cada vez hay más seres humanos y menos vida animal, ya que la energía del planeta siempre es la misma, siempre el número de almas ha sido el mismo pero no la evolución de éstas. Ha sido la evolución natural la que ha hecho que pasáramos de ser simples células de medusas a luego un reptil, a luego un mamífero, a luego un primate, a luego un ser humano.

Nuestro Animal Totémico

Saber qué tótem nos corresponde no es difícil, si estamos atentos a ciertas señales.

¿Cómo saberlo?

  • En sueños: Al soñar con un animal que tenga un significado especial dentro del sueño mismo.
  • Por mensajes indirectos: Al escuchar o ver el nombre de algún animal varias veces durante tu vida cotidiana, en las noticias, la televisión, en comentarios de amigos, etc.
  • Por mensajes directos: Al ver físicamente a un animal más de dos veces.
  • En meditación: Los animales de poder se revelan y se identifican a sí mismos como tales.
  • Por instinto o intuición: Nos sentimos especialmente atraídos a ellos a lo largo de nuestras vidas.
  • Al pedirle a alguien especialmente intuitivo que averigüe y nos diga cuál es el nuestro.

Es posible y probable que tu animal tótem pertenezca además a alguna cultura específica del planeta, donde la filosofía del tótem espiritual está muy arraigada. Por ejemplo en las culturas indígenas de América, o de África, o en la cultura celta. En este caso, es posible que tengas una conexión de otras vidas donde sí tuviste contacto con estas culturas.

También se dice en algunas culturas, que nos corresponden varios tótem, varios animales de poder y no sólo uno, e incluso se afirma que estos tótems pueden ir variando. Suele ser normal que se tenga un tótem principal y dos secundarios que pueden variar a lo largo de la vida en función de nuestra evolución y las enseñanzas o mensajes que necesitemos.

Atributos de los animales totémicos

Informate sobre las características de tu animal o tus animales totémicos.

Fuente: totemanimal.org

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar